Voley playa

Sólo otro weblog de WordPress.com

Preparación física en voley playa

Muchos entrenadores creen con bastante convencimiento que un buen jugador de voleibol ha de sufrir para conseguir una óptima condición física; luchar incansablemente para desarrollar sus cualidades físicas básicas y específicas; y perseguir, sin descanso alguno, un buen desarrollo muscular, necesario para un rendimiento deportivo ideal. Así es. Esta idea de disposición a la lucha debe figurar en el pensamiento de todo jugador dedicado a la alta competición del voleibol, como única forma de alcanzar el justo privilegio de figurar en la élite. Y debe también estar presente en los objetivos a alcanzar dentro de un programa de entrenamiento deportivo. Pero en modo alguno debe prevalecer esta idea en cualquier persona, entrenador, profesor de educación física o enseñante altruista de este deporte que trabaje en la iniciación del niño al voleibol. Es cierto que el niño debe adquirir unas cualidades motrices básicas necesarias para una posterior asimilación de la técnica y táctica individual y colectiva Pero para ello existe ya un método adecuado y primordial que muchos desconocen. Este medio es el llamado por Le Boulch: «Educación básica por el movimiento», o, lo que es lo mismo: «Educación física de base». Su propósito es la formación global del niño mediante el desarrollo de determinadas capacidades motrices que mejoren sus aptitudes y movilidad, su agilidad, fuerza y resistencia de una manera general. Con frecuencia vemos a niños que se inician en el voleibol realizar ejercicios de fuerza, velocidad y resistencia de un excesivo esfuerzo físico. El niño no está desarrollado física ni psicológicamente para este tipo de ejercicios. Podemos conseguir de él una gran fuerza muscular y una buena resistencia. Pero, ¿hasta qué punto estos pequeños logros compensan la pérdida de agilidad, de flexibilidad, la falta de movilidad articular; el retraso o estancamiento del crecimiento físico y la posible aparición de deformaciones óseas? La iniciación al voleibol lleva consigo la iniciación en todos los aspectos y campos que se abarcan; y la educación física de base es la iniciación en el desarrollo motriz del niño, cuyo objetivo es el enriquecimiento global de sus capacidades. A continuación vamos a agrupar los diferentes movimientos del volei-bol según los aspectos que de educación física de base tengan en común. Así como hemos considerado esencial la utilización de juegos como medio o forma de iniciación al voleibol en sus aspectos técnicos y tácticos, también aquí, en la adquisición de cualidades físicas básicas, el mejor método que se debe utilizar es el juego. A través de esta forma de presentación planteamos al niño actividades interesantes, espontáneas, creativas y sin ningún tipo de formulismo. Debemos ofrecer al niño una actividad placentera y natural que promueva el desarrollo de su imaginación, de su capacidad creadora, que mejore su espíritu de superación ante un factor competitivo, que estimule su colaboración y su cooperación, que desarrolle sus facultades físicas de forma general. Esto es, ofrecer al niño su propia forma de vida, la realización de lo que para ellos es un trabajo serio: el juego.

21 mayo 2009 - Posted by | General

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: